LA COMPAÑIA DE JESUS

¿Qué es la Compañía?

La Compañía de Jesús es una Orden Religiosa de la Iglesia Católica fundada por San Ignacio de Loyola en 1540 (aprobada por el Papa Paulo III). San Ignacio fundó este instituto en París, junto con otros compañeros, y legó a la Iglesia una herramienta fundamental: los Ejercicios Espirituales. No en vano, en 1922, el Papa Pío XI nombró a San Ignacio de Loyola patrono oficial de los Ejercicios Espirituales.

A lo largo de su vida, la Compañía de Jesús ha sufrido muchos avatares, entre otros, fue suprimida por el Papa Clemente XIV en 1773 y más tarde restituida por el Papa Pío VII en 1814. El año 2006 celebramos el Jubileo de la Compañía de Jesús, en donde se aunaron tres conmemoraciones: los 500 años del nacimiento de San Francisco Javier y del Beato Pedro Fabro; y los 450 años de la muerte de San Ignacio de Loyola. Son tres de los primeros compañeros que fundaron la Compañía. En 2007 hemos celebrado el centenario del nacimiento del que fuera General de la Compañía durante 1965-1983, el padre Pedro Arrupe (14 de noviembre).

Los jesuitas, que así se conoce a los miembros de esta congregación religiosa, trabajan por la evangelización del mundo, en defensa de la fe y la promoción de la justicia, en permanente diálogo cultural e interreligioso. La finalidad de esta Compañía es “la perfección cristiana, propia y ajena, para gloria y servicio de Dios”.

La Compañía de Jesús es la primera orden religiosa masculina mundial en cuanto a número de miembros, seguida de los salesianos y los franciscanos. El 1 de enero de 2007 los jesuitas eran 19.216. De ellos, los sacerdotes son 13.491, los escolares (jesuitas preparándose para ser sacerdotes) 3.049, los Hermanos (jesuitas no sacerdotes) 1.810 y los novicios (los que acaban de entrar en los seminarios de la Compañía para estudiar durante 2 años), 866. La edad media de todos los jesuitas es de 57,34 años. La disminución de vocaciones que ha afectado a la Iglesia entera en los últimos decenios, también se ha hecho patente en la Compañía. Aún así, en 2007 habían entrado en nuestra institución 486 nuevos novicios (el 40% de ellos en Asia). En España, el noviciado, ubicado en San Sebastián, acoge este año a 14 de ellos.

La formación en la Compañía de Jesús es una etapa muy larga (del orden de los 10 ó 12 años) que empieza con el noviciado (dos años) y continúa con un proceso de formación intelectual sólida en todos los casos e incluye los estudios filosóficos y teológicos necesarios para la ordenación en el caso de los jesuitas sacerdotes. Muchos jesuitas aparte de licenciados en Teología, han cursado otra Licenciatura (en los más diversos campos de estudio).

¿Dónde se encuentra?

Los jesuitas se extienden hoy por 127 países de los cinco continentes. Para una mayor eficacia se dividen territorialmente en provincias (91) que se agrupan a su vez por Asistencias o unidades territoriales (10).

-La Asistencia más numerosa es la de Asia Meridional con 4.018 jesuitas que representan el 20,9% del total. Va seguida de las siguientes asistencias:
- Estados Unidos de América (2.952 jesuitas ó 15,4%).
- Europa Meridional (Donde se ubica España) (2.448 ó 12,7%).
- Europa Occidental (1.958 ó 10,2%).
- Asia Oriental-Oceanía (1.672 ó 8,7%).
- América Latina Meridional (1.513 ó 7,9%).
- África (1.430 ó 7,4%).
- América Latina Septentrional (1.374 ó 7,2%).
- Europa Oriental (1.119 ó 5,8%).
- Europa Central (732 ó 3,8%).

De las 91 provincias de la Compañía, las más numerosa son las de Italia (667 jesuitas) y la de Castilla (España, con 638). Por países, son Estados Unidos y la India los que cuentan con mayor número de jesuitas.

¿Qué hacen los jesuitas, para qué y cómo?

San Ignacio de Loyola, el fundador de esta orden religiosa, quiso que sus miembros estuviesen siempre preparados para ser enviados, con la mayor celeridad, allí donde fueran requeridos por la Misión de la Iglesia y allá donde el Papa les necesitara. De ahí que los jesuitas, aparte de los tres votos normales de cualquier religioso (pobreza, castidad y obediencia), emiten un cuarto voto de obediencia al Papa en lo que se refiere a las misiones específicas a las que éste les pueda destinar. Por ejemplo, la última petición explícita de un Pontífice a la Compañía ha sido el ruego de luchar contra el ateismo, que encomendó el Papa Pablo VI en 1965.

Es por ello que hoy los jesuitas se encuentran en los campos más diversos de nuestro mundo, adaptándose a las nuevas necesidades de la sociedad y a los retos que estas plantean. Todas estas acciones las desarrolla la CJ a través del trabajo de los jesuitas y de miles de laicos que comparten su misma espiritualidad.

Así, la CJ trabaja en:

-LA ACCIÓN SOCIAL, cuyo objetivo es impregnar las estructuras de la vida humana con una expresión más plena de la justicia y el amor. Esta labor social está inmersa en la Compañía desde sus orígenes. Ignacio de Loyola daba albergue a las prostitutas y a los sin techo en Roma; los jesuitas Laínez y Salmerón, enviados como teólogos al Concilio de Trento, cuidaban de los enfermos en el hospital de la ciudad; Pedro Claver, SJ ayudaba a los africanos traídos como esclavos a Nueva España y las Reducciones del Paraguay buscaban la protección de la vida y la cultura de los guaraníes, a los que acechaba la amenaza de ser hechos esclavos.

La acción social de los jesuitas se diversifica mucho: en centros de estudio y publicaciones, con ONGs de Cooperación al Desarrollo, con servicios de voluntariado y con multitud de proyectos locales de apoyo a los necesitados. Así, entre estos últimos, 1.400 jesuitas trabajan en 324 centros sociales, donde colaboran más de 16.000 voluntarios (el porcentaje mayor está en Asia).

LA EDUCACIÓN, la asume la Compañía de Jesús como una participación en la misión evangelizadora de la Iglesia. Por eso sus Centros ofrecen a la sociedad una clara inspiración cristiana y un modelo de educación liberadora y humana.
Los jesuitas tienen instituciones en todos los niveles educativos: universidades, colegios, centros de formación profesional, redes educativas.

-En 69 países la Compañía tiene 207 instituciones de Educación Superior (universidades), 472 de Secundaria, 165 de Primaria y 78 de Profesional o Técnica.

-En ellas trabajan 125.032 seglares y 4.010 jesuitas como educadores o administradores.

-Además, existen las Redes Educativas (principalmente de Fe y Alegría en Latinoamerica) con 2.808 centros.

-El número total de alumnos se calcula en unos 2.477.207.

-EL ÁMBITO INTELECTUAL, ámbito jesuítico por antonomasia. Destaca su presencia en la Teología, las Ciencias y la Cultura.

-Teología- con sus numerosas Facultades de Teología (destacando con luz propia la Universidad Gregoriana, en Roma), profesores e investigadores de este campo, y multitud de libros y revistas de esta disciplina. En España, cuenta la Compañía con tres Facultades de Teología (Granada; Comillas-Madrid; Deusto-Bilbao) y el Instituto de Teología Fundamental de San Cugat. Además, publica revistas especializadas como: Estudios eclesiásticos, Proyección, Manresa, Sal Terrae, Selecciones de Teología…

-Las Ciencias- La tradición jesuítica de la investigación científica se remonta a los primeros años de la Compañía de Jesús. Así, el primer observatorio astronómico jesuita se funda en el colegio romano (hoy la Universidad Gregoriana) hacia la mitad del siglo XVI, y en 1578, el papa Gregorio XIII hizo erigir en el Vaticano la Torre de los Vientos (origen del Observatorio Astronómico Vaticano) y encargó a los jesuitas astrónomos y matemáticos del Colegio Romano que preparasen la reforma del calendario promulgada después en 1582; hoy 13 astrónomos jesuitas trabajan en el Observatorio Vaticano. También del siglo XVI destaca el gran jesuita ilatiano Mateo Ricci (1552-1610), quien diera a conocer a China la ciencia y técnica de Europa y a Occidente la civilización y las riquezas culturales del pueblo chino.

Y a lo largo de los siglos los jesuitas han realizado numerosos descubrimientos en campos científicos tan diversos como: la física, las matemáticas, la medicina, la lingüística, la geografía, la botánica, la arqueología…Jesuitas como Cristóforo, Clavio, Scheiner, Boscovich, Kirchner, fueron geniales científicos y maestros de varias generaciones de hombres de ciencia. Y de los últimos siglos, destaca sin duda, la labor del paleontólogo francés, Pierre Teilhard de Chardin.

-EL SERVICIO A PARROQUIAS Y COMUNIDADES CRISTIANAS. Aunque la tarea de evangelizar impregne toda la vida de cualquier jesuita, quizá sea más visible en aquellos que se dedican a labores más propiamente eclesiales, como son el trabajo en parroquias y en comunidades cristianas de niños, jóvenes, adultos, matrimonios…

Por ejemplo, hoy más del diez por ciento de los jesuitas trabajan a tiempo completo en unas 2.000 parroquias en todo el mundo. De ellas 55 se encuentran en España (36 de ellas pertenecen a la Compañía, las otras le han sido “encomendadas”) y en ellas trabajan algo más de 90 jesuitas.

-LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL, Con emisoras de radio (66), centros de televisión (27) y producción audiovisual, con revistas propias (199) y otras publicaciones periódicas (La Civiltá Cattolica, América; En España, Razón y Fe, Sal Terrae, Mensajero, Migraciones…), contando con editoriales (30 en el mundo, 2 de ellas en España: Sal Terrae en Santander y Mensajero en Bilbao), formando parte de agencias de noticias, centros de comunicación, con más de 800 páginas web…

En el siglo pasado destaca, el Padre José Gianfranceschi, físico y rector de la Gregoriana y Presidente de la Pontificia Academia de Ciencias, que es llamado por Pío XI a colaborar con Guillermo Marconi en la fundación de Radio Vaticano (1931). Desde entonces la dirección de la emisora pontificia queda confiada a la Compañía.

Y recientemente, en 2006, el jesuita Federico Lombardi, era nombrado portavoz vaticano por el Papa Benedicto XVI.
Por supuesto, en los últimos años, la Compañía de Jesús ha hecho un esfuerzo por introducirse en Internet y en todas las nuevas tecnologías. Lo último en esta materia es la idea difundida en un artículo de su revista Civiltà Cattolica en el que los jesuitas señalan que están estudiando introducirse en el mundo virtual de Second Life.

-y la base de todo lo anterior, se cimenta en LA ESPIRITUALIDAD. Los jesuitas viven y trabajan marcados por la Espiritualidad Ignaciana, que se caracteriza, por el deseo expresado por San Ignacio de “buscar y encontrar a Dios en todas las cosas”. Esto significa que es una espiritualidad vinculada a la vida, que invita a los que la siguen a levantar la mirada hacia la globalidad, pero aterrizando en lo concreto y lo cercano.

La espiritualidad ignaciana implica un gran dinamismo puesto que obliga a estar siempre atentos a los nuevos retos y tratar de responder a ellos. Esto ha conducido a los jesuitas a realizar su trabajo, en muchas ocasiones, en las llamadas “fronteras”, sean geográficas o culturales. Su presencia en China, el trabajo con refugiados e inmigrantes o el diálogo con las ciencias y el mundo moderno son sólo algunos ejemplos.

Es importante señalar que esta espiritualidad ha impregnado no sólo el estilo de los jesuitas, si no también de otras Congregaciones Religiosas y numerosos grupos de laicos.

El fomento y difusión de esta espiritualidad tiene su eje central en lo que llamamos los Ejercicios Espirituales, que son un proceso de experiencia de Dios para buscar, descubrir y seguir su voluntad. Para lograrlo es necesario recurrir a una pedagogía que permite conocer más personalmente el Evangelio y la persona de Jesús, descubrir cómo enfocar la propia vida en la sociedad actual con espíritu solidario, o ejercitarse en la práctica de la reflexión y del conocimiento propio. No son ni cursos ni discursos, sino una pedagogía práctica para la realización de una experiencia personal con el acompañamiento y guía de una persona experta.

Actualmente la CJ concreta de diferentes maneras la práctica de los ejercicios: individualmente o en grupo, en pocos días, durante un mes, con un retiro o siguiendo el ritmo de la vida diaria… Lo importante es adaptarse a la necesidad de cada persona y al momento que está viviendo.

El fomento y difusión de esta espiritualidad ignaciana y de los Ejercicios Espirituales lo realizan de manera especial los jesuitas en sus 279 Centros de Espiritualidad y Casas de Ejercicios impartidas por el mundo (16 de ellos en España); en la predicación de la palabra de Dios; en el Apostolado de la Oración (con más de 40 millones de socios); en las 22 revistas de espiritualidad ignaciana que publican (Por ej. en España Manresa) y en diversas webs (Ej: web de oración diaria: http://www.sacredspace.ie/?lang=es ; o la página con oraciones diarias para los MP3 http://www.pray-as-you-go.org/ ).

viagra for sale fastlikesjfp.com